jueves, 24 de enero de 2008

Somos el sistema, ¿o no?

Soy débil: hace tiempo que me propuse dirigir mis palabras hacia asuntos más importantes que la política profesional; sucede sin embargo que una mañana te asomas a la prensa, cualquiera, te encuentras con ciertas afirmaciones y acabas sucumbiendo a los deseos más ocultos y mundanos; como ya he afirmado otras veces, entras al trapo.

Pero no sólo culparé de ello a la clase política sino también a la prensa, a cierta prensa espejo imperfecto en el que se refleja la perfecta realidad; sí, dedican a veces su tiempo y espacios a dar cuenta de otro tipo de noticias, esas que normalmente venden menos e importan más que la mayoría de sandeces con las que se nos obsequia a los obsesos de la información política, a aquellos que luchamos subjetivamente por distinguir el polvo de la paja; constituyen auténticos poderes fácticos que, como también he sugerido en algún artículo anterior, se deben sólo a su cuenta de resultados: no son sino empresas en un entorno capitalista, ya me dirán. También conocemos lo bien que se vende calidad desde los medios: aquí, a tomatazos.

La mayor parte de la sociedad pasa de los políticos, según parecen acertar múltiples estudios y encuestas sociológicas. A la hora de ponerles nota, para más inri, la inmensa mayoría suspende; pero ahí están, sin que los mueva nadie -se ve que con tanto cate no paran de repetir. De lo que opinamos de los medios nunca he sido interrogado (ayer llamaron a casa, encuesta telefónica. Sólo me cuestionaron sobre la política y sus líderes). Posiblemente respondiendo a la amable encuestadora, hoy también votante -ella, participé del sistema, otra vez.

Creo que ese es precisamente el problema: que pasamos de ellos pero participamos del sistema, normalmente de forma pasiva e influídos por ciertos beneficios empresariales, privados (los medios). Así nos tratan con merecido desprecio, nos usan y nos tiran al cubo de la basura, al menos hasta las siguientes elecciones. Aceptamos titulares ya pactados y tendemos, en función de nuestra ideología, a justificar cada una de las sandeces de nuestro candidato. El que lo tenga. En períodos como el actual, pre-electoral, nos dan la tabarra a más no poder: intentarán convertir ideas en argumentos o dogmas de fe, organizarán debates que todos seguiremos e instigarán al voto, útil o inútil pero voto al fin. Pedirán a gritos el 80% de participación y nos convertiremos todos en votantes por unos meses. Exactamente igual que sucede ahora. A partir del día 10 de marzo recuperaremos nuestro status de ciudadanos, antes quien más impuestos pague.

Entre tanto los medios se sirven de la clase política y la clase política se sirve de los medios, así llegan todos a fin de mes, normalmente sin problemas. Lo molesto es la forma en que lo logran, gracias a todos nosotros que somos quienes mantenemos su status, somos sus simples y llanos consumidores. Da igual que una editorial se sustente en la mentira, hay ocasiones que cuanto mayor es ésta mayor es el beneficio económico. Nadie va a pedirles cuentas.

Y tragamos y tragamos y tragamos.

Cuando esta mañana me disponía a escribir al respecto de algunas declaraciones que publican los medios, sin filtro alguno, me pregunté si desde estos foros impulsamos también este sistema imperfecto y cerrado que se convierte en realidad en una oligarquía (clase política dirigente y nada cambiante), eso sí bien monárquica. Da igual que en la casa real habite hoy una familia de multimillonarios que han construido su fortuna por la gracia de dios y sin arriesgar un euro, porque pensamos como hay que pensar, como nos dejan pensar. Nos lo hemos ganado con esta democracia a cambio de entregar (que no otorgar) el poder a una clase política construida sobre los medios (empresas privadas, no lo olvidemos); así ellos se lo guisan y ellos se lo comen.

Cada vez que un tertuliano o un político abre la boca y uno corre a intentar tapársela forma parte del espectáculo que, como canta Queen, must go on!; no sé si es una duda o una afirmación. En cualquier caso y sin tenerlo aún muy claro (hasta qué punto se es partícipe de algo en lo que honradamente no se cree) hoy dejaré las frases, aquellas que hacen que entre al trapo, sin comentarios.

Rajoy a Ibarretxe: "La ley es igual para todos, desde el rey hasta el último español".
Esperanza sobre Pizarro: "No viene a servirse del partido, sino a servir al partido".
Aznar: "un mentiroso no debiera poder presentarse a presidente del gobierno".
¡Buen día!

9 comentarios:

animalpolítico dijo...

Escribes muy bien, querido amigo. Y expresas estupendamente una idea que también me asalta.

Maripuchi dijo...

Uf... creo que un poco sí estamos mediatizados y condicionados por los mismos bombardeos mediáticos.
Pero qué duda cabe que a mí no me paga nadie ni tengo que rendir cuentas a ningún sponsor por expresar mis opiniones en mi blog.

txantxangorri dijo...

maripuchi... bueno espero y sé que no te diste por aludida.

Me refería al sistema en general que mucho se critica pero se acepta.

También al hecho de que en muchos blogs seamos "como ellos" y entremos a cada uno de los trapos que nos tienden, participando de ser parte de "la opinión pública".

saludos-

Gonover dijo...

Aterrizo por tus lares, devolviendo visita, y anunciando que también he enlazado tu blog desde el mío.

Muchos éxito, amigo.

nacidoel14deabril dijo...

genial, me gusta bastante este blog, y me ha servido de inspiracion para crear uno, http://nacidoel14deabril.blogspot.com/,
espero que se de vuestro agrado

Mentalizada dijo...

Si te digo que los políticos me estresan, espero que no pienses que lo que pasa es que me la trae floja el país. Es sólo que no puedo con la hipocresía de la mayoría de ellos.
Pero de algun modo intentan llegar al pueblo, así que la mejor manera que han encontrado es... La que es!

En fin...

La interrogación dijo...

La prensa, tan poderosa, pasea sus anchas caderas por este país con la certidumbre de que nadie pone en tela de juicio lo que dicen y a mi, me carga bastante. Pero... tanto poder...

Los políticos están atrofiandose. Se miran en el modelo americano y cada vez son más "estrellitas" Yo casi tengo la certeza de que les importa una mierda todo, que solo sirven para vendernos sus "motos" y que al final, seremos nosotros los que pagaremos muy caro sus ineptitudes, envidias, luchas.

txantxangorri dijo...

"son más "estrellitas" Yo casi tengo la certeza de que les importa una mierda todo, que solo sirven para vendernos sus "motos" y que al final, seremos nosotros los que pagaremos muy caro sus ineptitudes, envidias, luchas."

Interrogación... básicamente sucede porque lo permitimos.

saludos.

Adnama dijo...

Te voy a confiar un secreto, parte de mi vida es la politica y la otra el periodismo aunque me prometí no involucrar eso en mi blog, y así lo hago, pero razón de más por la que el tuyo me encante. Esta todo demasiado mediatizado, los medios y el propio sistema pero es la rueda en la que nos toca girar...aunque creo que debemos todos aportar nuestro granito para contribuir a la mejora global...aunque estamos en precampaña,así que ahora menos que nunca voy a romper mi promesa.
Un beso y sigue así.