martes, 15 de enero de 2008

Para dar las gracias.

Puedo renunciar a escribir sobre los acontecimientos políticos de cada día, de hecho oportunamente me lo planteo. Pero he cambiado. No hace mucho necesitaba desahogarme constantemente, opinar, discutir, entrar al trapo… Pensaba que así nunca me saldría una úlcera.

La vida enseña y si queremos aprendemos. Como yo con vosotros, todos.

Ayer, ahora que ha llegado a casa la tv-digital, pasé media tarde absorto de documental en documental. NaTional Geographic y Natura resultaron una agradable compañía. Recordé que no hace mucho, pagando una pasta ahorrada desde antiguo, tuve la fortuna de vivir una experiencia única en la Isla de Coco, Costa Rica.

Allí no había ni teléfono y sí una vida a bordo durante 10 días; con franceses, japoneses, italianos, yankees –sobre todo, ingleses…, dos fotógrafos costarricenses (hoy dos hermanos) y una tripulación medio tica medio nica que se convirtió en familia. Disfruté con mantas, tiburones, tortugas, morenas, langostas, bancos de túnidos, delfines… ¡cuatro veces cada día, con sus noches! Viví como un pirata en la isla del tesoro. Salté desnudo desde la proa del barco ni sé las veces. Nade desnudo. Leí cuatro libros, cientos de páginas sobre el cielo más inmenso y el océano más pacífico. Me olvide de todo sin olvidarme de nadie.

No renuncio a volver, acompañado.

Está bien he cambiado.

Pero sigo sin soportar argumentos de tertulias políticas que insultan, que me dicen “eres tonto”. Así que amigos me temo que seguiré entrando al trapo, aún más sereno.

Sirva esta entrada para dar las gracias a mis escasas pero auténticas visitas; a vosotros un fuerte abrazo. A ellas un beso.

2 comentarios:

Sebas dijo...

Yo también he renunciado a hablar de política. También me agobian las tertulias entre políticos.
Me acuerdo que un compañero le decia a la madre de un joven cuando esta se lamentaba porque su hijo estudiaba letra y fumaba:

-No se preocupe señora, siempre podía haber acabado peor, de político por ejemplo...

txantxangorri dijo...

Es verdad, no había caído en la cuenta de que en el peor de los casos ¡siempre puedo dedicarme a la política!

---------

¿?¿?¿?¿?¿?¿?

__________

¿qué he dicho? Noooooo, no lo creooooo.

;-)

Un saludo.