miércoles, 16 de enero de 2008

Sólo palabras

Entré al trapo.

Amanecimos, los que tenemos el privilegio de madrugar a las once de la mañana, con Pizarro encabezando las listas del PP por Madrid, con ironía: siendo mal pensados podría acabar a lo Joaquín Almunía, Rajoy. Pizarro el conquistador, el tiburón mediático, el anticatalán, el economista liberal, el experto en multinacionales, auténtica oposición al gobierno de la legislatura, el germano, sí. Pero, ¿y el giro al centro?

Lo escucharán de sus bocas. Serán sólo palabras.

Pero yo se lo cuento.

Anochece. Él, el giro al centro, como un servidor, aún está despierto. Igual leyendo. Pero seguro que en un momento se distrae, mira cielo (vamos, al techo) y se pregunta ¿qué hice mal?

Entonces repasa: ¿Dar la palabra a unos ocupas, cederles mi atril para que protestasen contra la guerra de Irak? No, no puedo ser castigado por defender la palabra, en democracia. ¿Celebrar bodas gays? No, en el PP no se castiga cumplir la ley. ¿Ejercer la libre crítica dentro de un partido democrático? No, no puede ser, en democracia. ¿Tres mayorías absolutas? No, para eso me pagan. ¿Ponerme a la entera disposición de mi lider, en público y en privado? Imposible, eso ha tenido que gustarle. ¿Será por lo del helicóptero?

Y mañana despertaremos. Él también.

Y las portadas titularán que deja la política. Y muchos de aquellos que le votaron le llamarán traidor y trepa. La culpa de las listas cerradas claro, eso sí, en democracia. Un servidor no dirá nada al menos hasta escuchar de su boca que es verdad y atender sus argumentos. Sólo entonces, y entonces igual aplauda; si resultará así mucho me temo que no dejará el ruedo a hombros como Josu Jon.

¿El giro al centro? se preguntarán. Serán sólo palabras. Algunas ya las lleva el viento.

Iba a finalizar aquí, cuando leo que el Sr Alcaraz y su asociación, opositores a la limón en asuntos de interior del gobierno, del central y del vasco, estos últimos años, van a recibir una subvención del gobierno, del vasco; subvención que se destina a las asociaciones de víctimas del terrorismo, habiéndoles correspondido la máxima cantidad otorgada a cualquier organización.

Sin hacer mucho esfuerzo recuerdo al Sr Alcaraz afirmando sin excrúpulos que aquellas asociaciones de víctimas que apoyaban las convocatorias contra ETA que el gobierno vasco hacía, se vendían por un plato de lentejas. La literalidad de sus palabras fue "para poner luego la mano".

Es triste ver como este amigo de Inestrillas se acaba vendiendo, a aquellos que desmiembran el estado y defienden a los terroristas y a sus familias, por un plato de lentejas, 48.000 para ser exactos.

Palabras, serán sólo palabras. Y siempre, las mismas caras.

5 comentarios:

La interrogación dijo...

Vaya con el señor Alcaraz, coño.
Creo que me voy a meter en política, esto es como el circo.

Un beso

animalpolítico dijo...

¿Por qué acojonará tanto este Alcaraz? Incluso al gobierno vasco...

txantxangorri dijo...

No sé de nadie al que tenga acojonado, la verdad.

Unos sencillamente le aupan.

Otros agradecemos que sea tan claro en sus exposiciones y referencias. Así sabemos a qué atenernos.

Pero ¿miedo? Yo creo que ni ZP, vamos.

Un saludo.

Adnama dijo...

Sigue así, sin dudarlo, al trapo.
Y me alegro que sigas contando con mis palabras para relajarte...Ciao.

Adnama dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.