miércoles, 20 de febrero de 2008

A vueltas con la independencia

“Pase lo que pase, el PSOE de Zapatero jamás renunciará a la violencia como método de ocupación del espacio público” .Cuando uno lee cosas como estás, a modo de argumento, de boca –en este caso de teclas, de una persona mayor de edad que se dedica al periodismo, no puede sino sentir una profunda desazón, que no tristeza. De lo suyo gasta, él mismo se retrata.

Existe una frase en viceversa en algún otro lugar, que por higiene mental no voy a buscar a sabiendas de lo poco que me iba a costar encontrarla. Mierda de país político, mierda de medios. Menos mal que el pueblo aún existe. To be continued…

Iba a darle al asunto Kosovo pero después de leer como Javier Ortiz metía ayer su dedo en la llaga me quedé sin la mitad de mis argumentos, básicamente porque en ese caso, y extraordinariamente, coincidía con ellos al cien por cien.

Metido en el trapo intentaré, al contrario que éste, ser más doméstico.

La práctica totalidad de los gobiernos europeos reconocen el nuevo Estado, por interés. Exactamente igual que sucede con el país de la libertad (libertinaje), de las oportunidades (si eres pobre y sabes pisar a los tuyos llegarás lejos) y del bienestar (si tienes pasta para pagar un buen seguro médico, que manda trillos), allá por América, al norte.

No dudo de que estos reconocimientos hacia esa independencia, declarada de forma unilateral, lo son por puro y mafioso económico interés. Es triste pero el mundo político hoy funciona así.

La negativa española a reconocer Kosovo como estado soberano, lo es también por interés. ¿Cúal? ¿Alguien cree que es por motivos humanitarios, o de justicia social?

Ese motivo, el de la realidad que afecta a las personas, las de allí, nos los pasamos por el forro, aquí. Basta recordar por enésima vez la forma en que se agasaja a los dirigentes chinos, saudís o libaneses, por no extenderme en demasía, mientras éstos someten a la pobreza a millones de sus congéneres.

Para lavar las conciencias están los desastres naturales. Entonces sí: mucha humanidad de estado.

El Gobierno, el vasco, y por empezar repartiendo para los de casa, eufórico, se equivoca aplaudiendo, publicitando esa independencia; muchas veces es mejor estar significativamente callados, a ver qué pasa. Pero vivimos en un permanente periodo de excepción, quiero decir electoral.

El Gobierno, el español, y el contra-gobierno españolista (intentando rascar éstos un argumento, aunque coincidan, que desgaste al contrario) no han dejado pasar la ocasión de mostrar su enérgica y endeble oposición. ¿Endeble? Al tiempo; al tiempo del primer contrato empresarial y privado que se firme con áquellos.

Como sostengo, este es un periodo de excepción. Al paso, de excepción permanente.

La excusa de la limpieza étnica, que rápidamente asemejan a la situación vasca (eso es lo que buscan los nacionalistas sostienen, sin preguntarles a éstos –hablando por el enemigo más bien) es cuanto menos significativa. En esta política y tertulia del todo vale, no son comparables Irlanda o Escocia a Euskadi, pero Kosovo y su limpieza étnica sí. La limpieza étnica promovida en la antigua Yugoeslavia por los Servios años atrás, en este caso el Estado herido, pasa pronto al olvido. Todo muy curioso, o ruin, según el prisma con el que uno quiera observar esta realidad caleidoscópica.

Insisto que los argumentos humanitarios de los políticos no pueden ser tomados en serio ni en cuenta, jamás. De los tertulianos y editores de lo que debiera ser una prensa informativa menos aún. Hoy se hacen llamar prensa libre.

Existe otro argumento: vulnera la doctrina de la ONU, la doctrina internacional. Sí, hasta que ésta cambie al respecto. A riesgo de que se me tache de demagogo si hilo el tema de Irak, o el Tribunal Penal Internacional, en lo relativo a ese tipo de vulneraciones, diré que la inmensa mayoría de nosotros no recordamos que Bielorrusia, Estonia, Lituania y Letonia proclamaron su independencia de forma unilateral; no se puede recordar algo que no se sabía con anterioridad. Vulneraron la doctrina internacional de igual forma, cada Estado a su soberana manera.

Personalmente, y aquí me mojo, la excepcional realidad es que la palabra independencia causa repelús en la España política y mediática, por lo que significa y por las realidades existentes: porque hay mucho independentista suelto. No digamos ya en la permanente España electoral de estos últimos años.
Son los auténticos, tristes y verdaderos motivos; nunca la preocupación por el 8% de la población pro-servia que aún reside en el territorio, como si ellos importaran más que los miles y miles de palestinos a los que, legalmente eso sí, se les hurtó (siendo blandos) su territorio ¿Cómo entender si no tanta histeria colectiva por lo que pasa allí lejos, en un territorio no más extenso que la bella Asturias?
Pero no se preocupen porque que Euskadi y Catalunya, más allá de cual sea el sentimiento real de sus gentes, no tienen padrinos, es tan cierto como que lo dice Javier.

4 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

La política querido Than cada día me da más asco.
Los franceses que eran los amigos de los servios ahora apoyan Kosovo, los españoles que eran los amigos de Kosovo ahora apoyan a los servios y todo son intereses y cambian como les llega el viento,por eso te digo...un asco !

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

En cuanto a la política, en general, lo han convertido en un pesebre. Demasiados sueldos, demasiados lujos y poco pisar la calle, para gente que, por regla general, no tiene otro oficio ni beneficio.

Creo que reconocer la independencia de Kosovo, más allá de los argumentos que usan, que son justificaciones, no motivos reales, es un error, como el apoyos que ha dado EEUU en su momento a los talibanes. No considero correcto que intente la Comunidad Internacional solucionar el problema de los balcanes con la independencia de Kosovo. Una declaración que se hizo no sólo contra el Derecho Internacional sino aprovechando la existencia de fuerzas internacionales de la OTAN. A parte, es un Estado económica y estructuralmente poco viable.

Y en España, para qué contar, siempre diciendo chorradas, tanto los unos como los otros.

Un abrazo desde Asturias.

Jack Blake dijo...

Pus yo opino que, hacen muy bien los de Kósovo, declarando unilateralmente su independenia. Y no creo que como estado que nace a la vida, el derecho internacional tenga nada en su contra. Porque ese derecho es variable, como variables son las circunstancias por las que atraviesan los intereses de los Estados. En cuanto al tema de País Vasco, que esta latente en casi todos los comentarios analógicos que se hacen en relación al tema de Kósovo, por lo que a mi humilde opinión respecta, creo que se merecen la independencia. E igual que un hijo se emancipa de sus padres, el País Vasco, ha demostrado a través de siglos y siglos de su historia, que es un País, con una manera propia de sentir y de ver el mundo. Dificilmente, un Estado como es el Español, podrá a la larga mantener a la fuerza bajo su yugo, a un País, por el que tanta sangre se ha derramado. Yo, opino que la mejor condena que se podría hacer a esos fanáticos de la ETA, bajo cuyas armas han muerto tantos inocentes, es, ni más ni menos, que conceder esa independencia, que reclama hasta el tétano cada uno de los vascos. En estos momentos, en donde lo que prima es la integración de Estados europeos, bajo una ley supranacional de la CE, creo que, ser un Estado, o dos o tres, no tiene mayor importancia. Lo que verdaderamente importa es ser Europeos. Y ese País Vasco, no tardaría en integrarse en la creciente trama política de Europa. Yo creo que hurtar a esos ciudadanos masacrados desde la época de los romanos, pasando por Guernika, esa independencia que reclama su propia sangre, no es justo, ni ético, ni moral. Lo demás sólo son intereses inconfesables de la razón de Estado. Entendiendo por Estado, aquel grupo mayoritario que detenta el poder político y geográfico. Que le den morcillas a la ETA, que hasta ahora sólo ha conseguido matar, sin obtener nada a cambio, y al País Vasco, que le den su independencia ya. Un saludo.

nacido el 14 de abril dijo...

Hola Txan, quiero decirte que te pases por mi blog porque tengo algo muy interesante para tí.

Saludos