martes, 17 de junio de 2008

mundo canino

Leo horrorizado en los medios opositores (ya se sabe) que los recientes días de huelga en el sector del transporte por carretera han costado unos quinientos millones de euros. Esa afirmación, muy periodística –por ser suave, o similares, nos las desayunados sin empacharnos, en este mundo moderno, primero y occidental, entendiéndola como un mal menor, en el mejor de los casos, dado el sistema capitalista del que nos hemos dotado, mientras para otros muchos supone un auténtico desastre del que habría que pedir cuentas, y votos, al gobierno. Hoy toca el que toca, bien pudiera ser en viceversa electoral, que para el caso igual me da.

Nadie nos explica qué ha pasado realmente con esos quinientos millones. ¿Se han evaporado? ¿Quién los ha perdido? Explican algunos que nos los vamos dejando en la pescadería, frutería, carnicería y que a su vez los propietarios de estos comercios se los dejan en los mercados centrales. Es allí, al parecer, donde van quedando los euros, seguramente en billetes de cinco, llega la crisis y se los lleva volando. Obviamente esta última afirmación es una sandez porque sabemos, y muy bien, que el dinero cambia más de manos que de lugar. Esos quinientos millones de euros, hoy, no me cabe duda, están en poder de alguien; es la esencia de la economía capitalista: el dinero cambia propiedad según, entre otros factores, el mágico juego de la oferta y la demanda. No hay límites, uno puede perder más dinero del que posee y ganar más del que pueda imaginar, no dejando de ser ello un concepto de la libertad individual sangrantemente mal entendido y perfectamente propagado.

Existe un ranking repugnante llamado Forbes, viva internet, en el que figuran las mayores fortunas del planeta. Un tal Gates, que debe donar millones a/para causas ”justas” o un tal Buffet que gusta de estar en la luna, son personajes conocidos y admirados. En la lista citada aparece un tal Amancio Ortega que posee la nada desdeñable cifra de veinte con dos… miles de millones de dólares. ¡Me río yo entonces de las consecuencias de la huelga del transporte! En un acto solidario sin precedentes Amancio podría tirar de un poco de calderilla y financiar al pueblo español las consecuencias de estos funestos días de crisis, igual que un vasco paga una ronda de veinte txikitos sin que le tiemble el pulso. ¿Qué piensan ustedes?

Un servidor, provocador –tal vez, y que cada vez que medita sobre estos asuntos más triste acaba, no puede entenderlo. No puedo aceptarlo tampoco. ¿Cuánto gana una trabajadora de Zara? ¿Cómo afronta la crisis? ¿Cuánto dejaría de ingresar Amancio si un día se despertara y dijera: se acabó el mileurismo en mi empresa, sueldo mínimo dos mil euros. ¿A cuantos hogares llevaría una sonrisa, cada mes? ¿Cuántos puestos perdería en el ranking Forbes? ¿Sería más o menos admirado?

Pero tampoco es cuestión de echar las culpas al pobre de Amancio (o sí) que adquirió su fortuna de forma completamente legal. Hay para quienes estos son los hombres-ejemplo, a seguir. Yo digo que para salir huyendo; pero en fin.

El problema es del sistema que se vende oportuno y libre: si te lo sabes montar, te forras. Si ganas un puñado de euros ¡bravo! Porque cuanto más puedas invertir mayor será el beneficio. Dinero llama a dinero. Dinero ahorra dinero: si eres quien debes ser te invitan a comer, a los palcos del Bernabéu, o a putas, de lujo, por supuesto. Nada de ello cuesta un duro ni un gramo de sudor, del que sólo sabrán las pobres mujeres de dios, los camareros y todos aquellos que nacieron para servirte, por menos de mil euros al mes.

Así que mientras una huelga, con toda la legitimidad exigible, cuesta quinientos millones de euros a no se sabe muy bien quien, y el estado se tambalea: se inician arduas negociaciones, se inyecta dinero al mercado en crisis y la oposición intenta sacar tajada, un tal Amancio que no tiene culpa alguna, sigue pagando mil euros de sueldo a miles de siervos y no se tira el largo, ufano, de pagar esta última ronda.

Perro mundo.

7 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Ya quisieran ganar mil euros los currantes de Zara. Setecientos y van que chutan.
Y sí, es curioso, a mí también me gustaría saber dónde han ido los quinientos millones. Aunque me lo imagino.

Salud y República

Anónimo dijo...

Yo es que no quiero ni saberlo. Pero sigo en mis trece:tenemos lo que nos merecemos.
Y la fortuna de amancio como la de todos esta echa con el sudor del de enfrente y ese en mi mundo no tendria sitio.
El Canuit
http://canuit.wordpress.com

Tesa dijo...

Sobre esos 500 millones y aunque seguramente me voy de tema: Yo me pierdo entre cifras y estadísticas. Sin embargo, con los casos sencillitos, de la calle, me entero enseguida de que algo va mal.
El primer día de la huelga de transportes, sale un señor en la TV: es ganadero de vacas lecheras y dice que el camión cisterna que se lleva la leche de sus vacas hasta la Central Lechera que la "uperisa" (o como se diga) y la envasa, no ha hecho los dos viajes para llevársela, por lo que ha tenido que tirarla puesto que las vacas no pueden quedarse sin ordeñar ya que dejarían de dar leche, incluso ponerse malas con las ubres llenas, si no se hiciera a diario. Osea que, además de que ese día no ha sacado un duro por su producción de leche, ésta se ha perdido con la de gente que hay por ahí pasando hambre.
Qué cosas ¿no?

Gonover dijo...

No sé si serán 500 millones, o no. Pero que se ha perdido mucho dinero es de cajón. Fábricas paralizadas, mercados sin vender, gasolineras sin surtir. Los transportistas sin transportar, el Estado sin recaudar impuestos indirectos por esa paralización.

Mientras, el gobierno de Yuppi se reunía con las agrupaciones de transportistas que NO secundaban la huelga. Esto es lo mejor.

Lo peor es la huelga en sí, que, por ejemplo, me ha tenido 3 días con agua fría por no ser capaz de encontrar una mísera bombona de butano. Por cierto, anoche lo solucioné. Menos mal que no es invierno.

¿Y la Oposición? Dices que aprovechando el tírón, pero... yo creo que están con los Sindicatos, o sea: que ni están ni se les espera.

Por cierto: celebro tu vuelta.

Duende dijo...

tu texto lo dice todo,poco que añadir ante tanta sensatez.salu2

Ricardo Colomer dijo...

Una cosa si tengo bien clara, si la cosa no va bien y para colmo la oposición se empeña en meter el dedo en la herida y retorcer en vez de aportar soluciones...vamos de culo.

Adnama dijo...

Buen analisis Txan. Yo tambien oí lo que dice Tesa de la leche y muchas otras cosas, de todo se benefician algunos y otros sacan tajada que ya les va bien.Como dice duende tu texto lo dice todo.

Muchas besos.