viernes, 23 de mayo de 2008

un primer párrafo importante

Querría decirle a un millonario; rebuscar hasta encontrar en él un gramo de conciencia para que descubriera la verdad: por cada uno de sus millones (de euros) hay un millón de pobres. Es la máxima del mercado global. Iba a preguntar, después, cuantos millones más pensaba acumular hasta su muerte. O cuantos cadáveres. Y habrá quien me tilde de exagerado, demagogo y rojo; el mundo está de ciegos egoístas lleno. Y de Estados ciegos.

Pero no.

He aquí que, en los pocos minutos de relax que me ofrece últimamente la vida, me vuelvo a visitar algunos blogs de aquellos que dejé después de la campaña para no recrearme con la sangre derramada y veo que ésta, aún hoy más, corre a raudales. Son las 11:56 horas y parece que hoy, la batalla, es en Génova. No sé qué pasará, y me da igual.

No se me ocurre sino retocar el refranero y esperar estar de vuelta, con todos vosotros, pronto: “quien sembró el viento de odio… hoy recoge sus propias tempestades”.

5 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Efectivamente. Podría tambien decirse aquel de: Quien a hierro mata a hierro muere.

Salud y República

Duende dijo...

y yo que pienso que puede ser igual de mezquino un rico que un pobre,solo que la vida o lo que sea le ha dado dinero a esas personas, pero si, triste que se muera de hambre cuando unos pocos amasan las fortunas

Tesa dijo...

Estoy con Duende.
Cualquier pobre (y me incluyo, que aunque no estoy en la indigencia soy una mileurista más)se cambiaría sin pensarlo por un rico, y te aseguro que la gran mayoría no se acordaría de los que pasan calamidades para nada.

Tesa dijo...

Ahhh y sobre quienes batallan en Génova... que ellos se entiendan, igual, después de varias batallas, se termina la guerra tras una buena limpieza en las trincheras. Renovación pepera, que no vendría mal... ni Rajoy ni la San Gil.

Adnama dijo...

Creí que había comentado aquí el otro día...bueno, que tienes toda l razón en tu frase final. Un beso.